Skip Navigation LinksInicio > Noticias > Día del Bastón Blanco 2014

Día del Bastón Blanco 2014

DÍA DE LA SEGURIDAD CON EL BASTÓN BLANCO
15 DE OCTUBRE DE 2014

Al celebrar el 15 de octubre el Día del Bastón Blanco, la Unión Mundial de Ciegos (UMC), en representación de los aproximadamente 285 millones de personas ciegas y deficientes visuales en todo el mundo, acoge con beneplácito la nueva tecnología y diseños que darán forma a las ciudades. Numerosos avances, como el GPS, por ejemplo, han hecho que el desplazamiento independiente de muchas persona con discapacidad visual sea una realidad. Sin embargo, es posible que al mismo tiempo que contribuyan a mejorar su movilidad y autonomía, les impongan barreras e incluso riesgos, si la planificación y proyectos no tienen en cuenta sus necesidades a la hora de compartir espacios con sus conciudadanos.
 
Hoy en día, en nuestra sociedad, la capacidad de desplazamiento seguro e independiente es un aspecto crítico. Todos queremos llegar a nuestros destinos sin correr riesgos y en la forma más rápida posible. Y no hay diferencia con respecto a las personas que son ciegas o deficientes visuales. De hecho, el acceso a un transporte asequible y accesible es una de las mayores barreras que enfrentamos porque afecta nuestras posibilidades de acceso a la educación, empleo y plena participación en la comunidad.
 
La Unión Mundial de Ciegos sigue muy de cerca los desarrollos en cuanto a acceso al transporte y al diseño.
En un reciente Foro Internacional sobre este tema, al que asistimos, el equipo de la UMC estuvo muy interesado en las innovaciones tecnológicas que se consideraron. Puede llegarse a un punto en el que las personas ciegas ya no puedan confiar únicamente en los bastones blancos para andar por las calles con seguridad, en una sociedad que está avanzando hacia los espacios compartidos donde se desplazan peatones, ciclistas y automovilistas. La tecnología incluso se está acercando a los vehículos sin conductor y a dispositivos de conducción que incorporan códigos electrónicos con capacidad de modificar las señales de tránsito. A la hora de proyectar el movimiento en espacios compartidos, los expertos informáticos que diseñan los nuevos dispositivos, ¿tendrán en cuenta las necesidades de quienes no pueden ver las señales visuales?
 
Es crucial que la Unión Mundial de Ciegos y nuestros miembros se involucren en estos procesos a fin de que las necesidades de las personas ciegas y deficientes visuales no se olviden. Por cierto, en la actualidad, estamos negociando con los gobiernos el tema de los vehículos silenciosos/híbridos. Funcionan por electricidad o baterías y emiten poco o ningún ruido cuando se detienen en las intersecciones o cuando se mueven a baja velocidad. Sin duda, son una seria amenaza para la seguridad de las personas con discapacidad visual que basan su decisión de cruzar una calle o no, en el sonido de los vehículos. Si se hubieran tenido en cuenta las necesidades de esta población al diseñar por primera vez estos automóviles, no sería necesario que la UMC abogue a favor de hacerles cambios, ahora que están en el mercado y plantean reales riesgos en cuanto a la circulación de las personas ciegas.
 
La elaboración de aplicaciones de  GPS accesibles en los teléfonos inteligentes ha proporcionado un enorme estímulo al desplazamiento independiente de las personas discapacitadas visuales. Sin embargo, vamos a necesitar información sobre cuáles son confiables, accesibles y asequibles. Es necesario que antes de que aparezcan en el mercado, las personas ciegas las prueben y hagan sus aportes a los diseñadores e ingenieros para garantizar que no se basen en conjeturas sobre la posibilidad de su uso por nosotros.
 
El bastón blanco, reconocido como símbolo que representa la ceguera y la movilidad, es aún el instrumento de orientación y movilidad más usado en el mundo. Incluso estos simples dispositivos están sufriendo cambios a medida que los peatones ciegos pueden aprovechar recursos tecnológicos que usan vibraciones para dar a conocer la distancia a un objeto. Sin embargo, estos bastones no van a ser una realidad para la mayoría de las personas sin vista, ya que el 90% de ellos vive en países en vías de desarrollo y todavía están muy lejos de poder acceder a ellos. Por cierto, muchas personas ciegas no pueden solventar ni un bastón blanco básico para desplazarse en su entorno.
 
A medida que los países y ciudades en todas partes del mundo incrementan su infraestructura y se expanden las áreas urbanas, será imprescindible que las personas ciegas hagan aportes a fin de lograr que el diseño sea inclusivo desde el comienzo y que la accesibilidad no se logre sino tardíamente. La Convención de las Naciones Unidad sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad establece con claridad las características del diseño universal. Para garantizar que se cumpla con tales principios se tiene que prestar atención a cada etapa de la elaboración de nuevos productos desde su misma concepción.
 
La Unión Mundial de Ciegos hace un llamamiento a los gobiernos, a quienes dictan las normas, a los diseñadores y fabricantes para que establezcan y pongan en práctica estándares que garanticen el acceso universal de todas las personas con discapacidad. Hacemos el llamamiento también a los ingenieros técnicos a fin de que nos consulten, a nosotros o a nuestros miembros y asociados, a la hora de analizar las implicaciones de las propuestas de modificación de diseño. Si se identifican los problemas de accesibilidad en la fase de pruebas se los puede solucionar antes de la fabricación masiva de nuevos dispositivos.
 
Alentamos a nuestros miembros y a otras organizaciones que brindan servicios a las personas con discapacidad a asistir a los foros locales de transporte y a las reuniones de planificación de las ciudades para garantizar que se atiendan sus necesidades de accesibilidad como parte de los proyectos de transporte y servicios del país. Contacten a sus Ministros de Transporte para averiguar las fechas correspondientes.
 


La Unión Mundial de Ciegos es el organismo global que representa a los 285 millones de personas ciegas o deficientes visuales que se estima existen en el mundo. Sus miembros son organizaciones de más de 190 países dirigidas por personas ciegas que abogan en su propio nombre, otras que les brindan servicios y también entidades internacionales que trabajan en ese campo.