Skip Navigation LinksInicio > Noticias > Declaración de la UMC en el Día de los Derechos Humanos, 10 de diciembre de 2018

Declaración de la UMC en el Día de los Derechos Humanos, 10 de diciembre de 2018

La Unión Mundial de Ciegos (UMC) recibe con beneplácito la oportunidad de conmemorar el Día de los Derechos Humanos, que tiene lugar todos los años, el 10 de diciembre, fecha en la que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara su Declaración Universal. En esta oportunidad, se pone en marcha una campaña de un año de duración a fin de destacar el LXX aniversario de tal hecho. Este documento es un hito que proclama los inalienables derechos inherentes a todos, sin tener en cuenta la discapacidad, incluida la visual.

La UMC se une a las Naciones Unidas para celebrar este día con una exhortación a los estados a avanzar en el campo de los derechos de las personas con ceguera o deficiencia visual.

Derechos humanos y representación es una de nuestras áreas prioritarias; su objetivo es garantizar que los derechos de las personas con discapacidad visual se articulen a todos los niveles, desde el nacional, al regional, internacional y global. Requerimos marcos políticos legislativos y administrativos que incluyan y se adapten a las personas ciegas y con baja visión.

Situación de las personas ciegas y deficientes visuales en cuanto al acceso a sus derechos humanos

Constantemente, las barreras sociales, legales, físicas e institucionales les crean restricciones a la plena inclusión en todas las áreas sociales de la vida privada y pública: empleo, cuidado de la salud, cultura, recreación, deportes y actividades de tiempo libre y participación política. Enfrentan enormes barreras en cuanto a la movilidad personal por la carencia de accesibilidad. La escasa llegada a la justicia pone límites a las comunicaciones y es un componente del aislamiento y exclusión. El desempleo es un reto significativo que hace que las personas con discapacidad visual sigan siendo las más pobres entre los pobres, sin posibilidad de competir en el mercado de trabajo. Por lo tanto, el desglose de datos por discapacidad, género y edad es fundamental para entender su situación y documentar las políticas que les aseguren una eficaz inclusión y la plena realización de sus derechos humanos.

Si bien se han hecho progresos significativos hacia su inclusión en cuanto a los derechos humanos a nivel internacional y los marcos de desarrollo, aún se requieren esfuerzos en su defensa para garantizar que tales compromisos se conviertan en un entorno propicio que movilice a los interesados, se incremente la participación de las organizaciones que los agrupan y se refuerce la voluntad política y la capacidad de los gobiernos para poner en práctica la Agenda 2030 en línea con los instrumentos internacionales de la ONU en materia de derechos humanos, junto con la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD de la ONU). Se requiere para ello atención constante que asegure que los mecanismos de derechos humanos apoyen los más altos estándares de la CDPD y faciliten sus interconexiones y coherencia con los marcos normativos del desarrollo.

Además, celebramos la aprobación y ratificación de Tratado de Marrakech que insta a investigadores, editores y ámbitos académicos para que, en línea con los derechos de la propiedad intelectual se garantice que las personas con discapacidad visual reciban y accedan a la información en formatos accesibles como braille, macrotipos, audio y electrónicos. Celebramos este logro pero requerimos que los estados ratifiquen este instrumento y lo incluyan en su marco legal doméstico para asegurar la satisfacción de las obligaciones cubiertas por el tratado. Sin embargo, esto es todavía un gran desafío para muchos países, porque esta meta no se ha implementado en forma adecuada. Esto crea una barrera que se opone a nuestra participación como personas ciegas y deficientes visuales sobre una base de igualdad con los demás.

Abogamos por la disponibilidad de recursos de adaptación a las distintas necesidades de las personas ciegas y deficientes visuales. Reclamamos a los gobiernos y a las agencias internacionales la provisión de datos estadísticos coherentes referidos a este grupo a fin de que ofrezcan una base evidente para la planificación, preparación de presupuestos, programación, desarrollo de políticas y su puesta en práctica.

Además requerimos que los gobiernos y quienes colaboran con el desarrollo promuevan la plena y efectiva participación de las personas con discapacidad visual y garanticen la consulta permanente a sus organizaciones y representantes sobre temas polémicos y que afecten sus derechos durante los procesos de desarrollo.

Pedido de acción

Pedimos a los gobiernos y a los colaboradores internacionales para el desarrollo que pasen a la acción con respecto a los siguientes derechos:

  1. Accesibilidad. Se trata de nuestro derecho fundamental de disfrutar del acceso al entorno urbano, transporte  y edificios públicos sobre la misma base que los demás. Recomendamos que se asignen recursos apropiados para la elaboración de ciudades inteligentes accesibles que promuevan las necesidades de las personas con discapacidad visual. El Objetivo 11 de las metas de desarrollo sostenible apunta a las ciudades inteligentes e instalaciones humanas inclusivas. Esto proporciona a los estados partes una oportunidad de planificar y presupuestar los requisitos de accesibilidad de las personas con discapacidad visual, con inclusión de señales táctiles en las calles, braille y sonido en los semáforos, transporte público accesible que mencione las paradas, ascensores con programas de voz, entre otros.
  2. Requerimos que los gobiernos asignen recursos financieros para la implementación del acceso a la información y para el diseño de políticas y marcos legales apropiados como guía de la puesta en práctica de este derecho.
  3. El desempleo es un reto importante para las personas con discapacidad visual, que, sin embargo está reconocido tanto en el Artículo 27 de la CDPD como en el Objetivo 8 de desarrollo sostenible. Pedimos a los colaboradores en desarrollo internacional que pongan condiciones a los gobiernos y empresas privadas destinadas a garantizar una acción afirmativa con respecto a las personas con discapacidad visual durante su desempeño en un puesto de trabajo.
  4. Muchas jóvenes y mujeres con  ceguera o deficiencia visual no tienen conocimiento de sus derechos de salud sexual y reproductiva. Esto se estipula en el Artículo 25 de la CDPD y en el Objetivo 5 de las metas de desarrollo sostenible sobre igualdad de género. Instamos a los estados a garantizar su cumplimiento con respecto a las personas con discapacidad visual por medio de la inclusión en el sistema educativo de los derechos sexuales y reproductivos, presupuestar la información sobre el tema y aumentar la capacitación de las organizaciones de personas con discapacidad visual para que se empodere a sus comunidades con respecto a este tema. 
  5. El artículo 26 de la CDPD garantiza el derecho a la rehabilitación para las personas ciegas y deficientes visuales. Instamos a los gobiernos a incluirlo en sus políticas y proporcionar toda la asistencia que resulte necesaria para lograr su cumplimiento.
  6. Finalmente, recomendamos que se faciliten las iniciativas llevadas a cabo por la comunidad dirigidas a la promoción de los derechos sociales y culturales de las personas con discapacidad visual.
---------------------
La Unión Mundial de Ciegos (UMC) es la organización global que representa a los 253 millones de personas que se estima son ciegas o deficientes visuales en el mundo. Sus miembros son entidades de personas ciegas que abogan en su propio nombre por sus derechos y las instituciones que les prestan servicios en más de 190 países, así como organizaciones internacionales que trabajan en el campo de la discapacidad visual. Visiten nuestro sitio web http://www.worldblindunion.org/Spanish/Pages/default.aspx

Si desean más informaciones, pueden ponerse en contacto con:

Terry Mutuku
Responsable de Comunicaciones, Unión Mundial de Ciegos