Skip Navigation LinksInicio > Noticias > El Tratado de Marrakech explicado

El Tratado de Marrakech explicado

Se ha escrito este breve documento para clarificar el contenido del Tratado de Marrakech, cuyo nombre formal es “Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso”. Abarca el significado y uso de lo principal de su contenido.
 
Se trata deliberadamente de una explicación para personas no especializada y no de un análisis legal profundo. El Tratado parece complejo para quienes no son expertos, pero de hecho, la UMC está satisfecha en términos generales con lo que nos permite hacer.
 

¿Cuál es el objetivo del Tratado?

 
La meta es ayudar a poner fin a la hambruna de libros que enfrentan las personas que son ciegas, discapacitadas visuales o que de alguna otra manera tienen dificultades para acceder al texto impreso. En la actualidad, de los libros que se publican en el mundo, sólo se llegan a producir en formatos accesibles de un 1 a un 7%. Esto se debe en parte a las barreras de acceso impuestas por las leyes de derechos de autor, algo que el tratado ayuda a eliminar. Lo logra de dos maneras principales.
 
En primer lugar, requiere que los países que lo ratifican, tengan excepciones a las leyes nacionales de derechos de autor a favor de los discapacitados visuales y de quienes tienen dificultades para acceder al texto impreso ordinario. Esto significa que deben garantizar que sus leyes permitan a las personas ciegas y a sus organizaciones la producción de libros en formatos accesibles sin necesidad de solicitar antes la autorización del titular de los derechos de autor, como el autor o el editor.
 
Sólo las así llamadas ”entidades autorizadas”, tales como las organizaciones de personas ciegas, pueden enviar libros accesibles amparadas por los términos del Tratado. Sin embargo, se acepta su importación o recepción por otras “entidades autorizadas” o directamente por personas discapacitadas visuales o con otras dificultades para acceder al texto impreso.
 
A continuación, ofrecemos un resumen del significado de los artículos más relevantes:
 
Artículo 2(a) Obras amparadas
 
Se refiere al tipo de publicaciones que se pueden transcribir y distribuir de acuerdo con los términos del Tratado.
 
Son:“obras literarias y artísticas... en forma de texto, notación y/o ilustraciones relacionadas, que se hayan publicado o que se hayan hecho públicas por otros medios.”
 
Por lo tanto, la definición cubre libros, periódicos y otros textos similares, así como partituras musicales. No abarca películas. El Tratado no permite que se cambie el contenido de una obra (por ejemplo, para facilitar la interpretación), sino sólo la transcripción de su contenido en un formato accesible.
 
Artículo 2 (b). Define la expresión “copia en formato accesible”
 
Se trata de una definición amplia que no limita el formato o la técnica que se use para su accesibilidad. Permite cualquier manera o forma alternativa que dé acceso a ella a los beneficiarios, en forma tan viable y cómoda como la de las personas sin discapacidad visual ni otras dificultades para acceder al texto impreso”.
 
Artículo  2 (c). Define la expresión “Entidad autorizada”
 
La entidad autorizada tiene una función crítica en el Tratado y su definición es sencilla. Es un organismo no gubernamental o del gobierno que proporciona copias de obras. Limita tal distribución a las personas que de buena fe cree que son discapacitadas, a las que llama “beneficiarios”. Abarca también a entidades sin fines de lucro que ofrecen servicios a los beneficiarios con fondos públicos.
 
No hay un proceso específico o mecanismos de aprobación para cualificar las Entidades Autorizadas. Es suficiente que satisfagan los (amplios) criterios del Artículo 2.c.
 
Artículo 3. Define “Personas Beneficiarias”
 
La definición es amplia y sólo menciona cualquier discapacidad que interfiera con la lectura efectiva de textos impresos. Incluye a las personas que son ciegas, deficientes visuales, con discapacidad de lectura (por ejemplo dislexia) o que tienen una discapacidad física que obstaculiza la acción de sostener un libro, dar vuelta las páginas o centrar la atención en la página con eficiencia.
 
Artículo 4. Requiere que los países que ratifiquen el Tratado promulguen una excepción al derecho de autor nacional. Esto permite a las entidades autorizadas, producir copias accesibles de obras sin tener que pedir permiso a los titulares del derecho de autor. Esto se resuelve con una ley del tipo de la “Enmienda Chaffee” de los Estados Unidos o una de las excepciones a la ley de derecho de autor para las personas con discapacidad de lectura que los estados miembros de la Unión Europea han promulgado según los términos de la Directiva de Derecho de Autor de la UE.
 
Artículos 5 y 6. El tratado permite el intercambio de libros en formatos accesibles a través de las fronteras, tanto entre entidades autorizadas como directamente desde una de ellas a personas de otros países.
 
Artículo 7. Medidas de protección tecnológica. Son el tipo de “candado digital” que los editores (y a veces las mismas organizaciones de personas ciegas) ponen a los libros electrónicos para impedir que se los difunda o se acceda a ellos en forma ilegal. Lamentablemente, tales candados puede bloquear inadvertidamente el legítimo acceso de las personas con discapacidad de lectura, por ejemplo, de quienes utilizan un programa lector de pantalla de texto a habla. Por lo tanto, en este artículo se dice que debe ser legal evadir (es decir romper) las medidas de protección tecnológica a fin de que una persona con discapacidad de lectura de la letra impresa pueda lograr el acceso a los libros. (Y solamente con este propósito).
 
Artículo 8. Requiere respeto a la privacidad al usar el tratado.
 

 Otras disposiciones dignas de tener en cuenta en el Tratado:

 

Respeto por los intereses de los titulares de los derechos

El Artículo 2 del Tratado aclara que los libros accesibles que se envíen según lo que se establece deben ser únicamente para uso de los “beneficiarios”. También pide que las “entidades autorizadas” tengan el “debido cuidado” en el manejo de estos libros y procuren que no se reproduzcan y distribuyan copias no autorizadas. Son requisitos razonables.
 

Disponibilidad comercial de libros en formatos accesibles

Una de nuestras mayores preocupaciones al entrar en las negociaciones del Tratado fue que requiriera que sólo se pudieran enviar o recibir libros en formatos accesibles en los casos en que se estimara que no estuvieran disponibles ya en el comercio en ese formato. Satisfacer esa obligación hubiera sido imposible en la práctica, y el uso del Tratado se hubiera vuelto muy difícil o inviable. Este concepto perduró en el Tratado de un modo mucho más débil, que permite a los países elegir la implantación de un requisito de comercialidad en sus leyes nacionales de derechos de autor, que algunos, como Singapur y Australia ya tienen. Tales países tienen que hacer saber a OMPI formalmente que sus leyes internas exigen un test de comercialidad y también si tienen la intención de que este afecte las importaciones de materiales accesibles provenientes de otros. No hay un requisito de “disponibilidad comercial” para quienes exportan libros accesibles.
 

El “Test de tres pasos

Es un concepto bien conocido de los expertos en leyes internacionales de derecho de autor y de otras pocas personas. Causó muchas preocupaciones entre los defensores que temían que esto pudiera ser un Caballo de Troya para introducir requisitos más amplios de disponibilidad comercial. Aparece en todo el tratado, pero no creemos que, excepto en raras situaciones, haya probabilidad de que se convierta en un obstáculo en el camino de ayudar a las personas ciegas.

 

El Tratado en el mundo

Con un esfuerzo concertado para lograr una amplia ratificación y puesta en práctica, el Tratado tendrá un enorme impacto en la accesibilidad de las personas con dificultades de lectura de la letra impresa. Debería tanto promover la producción local de materiales accesibles en cada país, como proporcionar acceso a libros producidos en otros lugares. Esto va a ser importante para obras en lenguas que traspasan las fronteras nacionales, como el inglés, el español, el francés, el portugués, el ruso, el Chino, el bengalí, el indonesio, el suajili, etc. También será importante en especial para los países que tradicionalmente no han tenido sólidos servicios para personas con discapacidad; estas naciones menos ricas deberían beneficiarse mucho por el acceso a amplias colecciones desarrolladas en países con más recursos y más grandes.
 

Conclusión

En lenguaje sencillo, este es un Tratado que debe empezar a remediar la hambruna de libros. Proporciona un marco legal crucial para la adopción de excepciones al derecho de autor en los países que carecen de ellas. Crea un régimen internacional de importación y exportación para el intercambio de libros accesibles a través de las fronteras. Es necesario para poner fin a la hambruna de libros, pero eso sólo no es suficiente. Las organizaciones no lucrativas, las bibliotecas, las instituciones educativas y los gobiernos tienen que aprovechar estas medidas para hacer que sea realidad la provisión de los libros accesibles necesarios para la educación, el empleo y la plena inclusión social. La Unión Mundial de Ciegos trabajará con nuestros colegas y simpatizantes de todo el mundo para implementar el Tratado y poner fin a la carencia de libros que sufren las personas con dificultades de lectura de la letra impresa.
 

¿Quieres leer el tratado oficial? El siguiente enlace proporciona acceso a la página web de la OMPI, donde se puede acceder a este tratado, en Inglés, francés, español, árabe, chino y ruso, como PDF o documentos de Word www.wipo.int/meetings/es/doc_details.jsp?doc_id=241683