Glaucoma

Se llama glaucoma un grupo de afecciones oculares que causan pérdida visual permanente por el daño del nervio óptico. Puede originarse en la debilidad del mismo o en un aumento de la presión ocular. El ojo requiere una cierta presión para que el globo ocular se mantenga sano y conserve su forma. Si la presión es demasiado alta, puede dañar el nervio óptico.

Tipos de glaucoma:
  1. El glaucoma primario de ángulo abierto es el tipo más común. Es una afección crónica que implica el daño del nervio óptico así como cambios graduales en la vista.
  2. El glaucoma de ángulo agudo cerrado se produce cuando la presión del ojo sube repentinamente. Es muy doloroso y puede causar daños visuales si no se lo trata rápidamente. 
  3. El glaucoma secundario es el resultado de otra afección ocular, lesión o inflamación del ojo, complicaciones quirúrgicas oftálmicas, diabetes y el uso de ciertas medicaciones.
  4. El glaucoma congénito es una afección rara que afecta a los bebés pequeños. Se la diagnostica usualmente en los primeros años y la tratan especialistas clínicos.
Video explicativo (en ingles): glaucoma​

Texto del video:
Un líquido transparente que nutre los tejidos se produce y fluye a través del segmento anterior en la parte frontal del ojo. En el ángulo abierto donde se unen la córnea y el iris, el fluido circula a través de una red esponjosa y sale del ojo, pero si pasa demasiado lento sube la presión en el interior de este a un nivel que daña el nervio óptico. Como resultado se produce pérdida de visión debido al glaucoma de ángulo abierto. Si no se trata, la pérdida visual se incrementa sin dolor y disminuye la visión periférica o lateral para llegar finalmente, a la ceguera. Fuente: Instituto Nacional del Ojo (NEI) 


Tratamiento 

Todo tratamiento de glaucoma apunta a disminuir la presión del ojo para impedir el daño al nervio óptico y a la vista. Comienza frecuentemente con gotas oftálmicas y en la mayoría de los casos de glaucoma es todo lo que se requiere. 

A veces, puede ser necesario un tratamiento con laser o cirugía a fin de contribuir al control de la presión ocular y prevenir la pérdida de la vista.

El oftalmólogo (medico oculista del hospital) podrá analizar el mejor tratamiento para el paciente.

Con el paso del tiempo, la enfermedad evoluciona con pérdida de la visión periférica (lateral). Si no se lo trata, puede avanzar hacia otras etapas en que la visión central se estrecha hasta ser “visión túnel”, o puede terminar en ceguera. La detección temprana y el tratamiento son esenciales para prevenir tales consecuencias.

No hay procedimientos para recuperar la pérdida visual causada por glaucoma.

Se estima en 4,5 millones de personas las que son ciegas como consecuencia de un glaucoma primario, lo que representa algo mas del doce por ciento de toda la ceguera en el mundo.

Fuentes (en inglés)