Skip Navigation LinksSalud Visual > Afecciones oculares > Ciclo sueño-vigilia alterado

Ciclo sueño-vigilia alterado

Se trata de una afección muy común en personas que son ciegas. Diversos estudios sugieren que la mayoría (hasta un 70%) de quienes son ciegos totales, pueden tener perturbaciones en los períodos de sueño-vigilia debido a la falta de percepción de la luz.

El ojo tiene dos funciones. Una es ver y la otra es internalizar la luz, que indica al cerebro el momento del día. La falta de percepción de luz es un factor clave para el comienzo de la perturbación sueño-vigilia, que puede producirse a cualquier edad, sin tener en cuenta la causa de la ceguera. Es un trastorno del ritmo circadiano de cada persona caracterizado por la falta de alineación de su reloj corporal interno con las 24 horas del día. 

El ritmo circadiano es de aproximadamente 24 horas en un proceso biológico o de comportamiento en plantas o animales. El término “circadiano” proviene de las palabras latinas “circa” que significa “alrededor” y “dies” que quiere decir “día”, por lo tanto literalmente quiere decir “alrededor de un día”. Por razones que aún no se comprenden plenamente, el ritmo natural del reloj circadiano funciona con una ligera diferencia con las 24 horas. En los humanos, el reloj circadiano tiene un ritmo ligeramente mayor de 24 horas, un promedio de 24,2 horas. Muchos estudios de 1940 a 1960 mostraron que cuando voluntarios sanos se situaban en condiciones sin señales luminosas, los modelos de ritmo de sueño y temperatura corporal empezaban a ir a la deriva, por ejemplo, en una persona cuyo reloj circadiano era de 24,5 el ritmo circadiano se modificaba unos 30 minutos más tarde cada día.

Todos los seres humanos tienen un reloj corporal “maestro”. Está en un área del cerebro llamada núcleo supraquiasmático. Es pequeña y está ubicada encima del punto en que se unen los nervios que salen de los ojos. Esta localización es importante porque le permite recibir información directa de ellos.

El sistema circadiano tiene incluso sus propias células especializadas en la retina llamadas esencialmente células ganglionares de la retina que se descubrieron hace sólo 15 años. No son los bastones y conos responsables de la visión. Su función primordial es enviar información luminosa directamente al reloj corporal “maestro” y proporcionar un pequeño ajuste para mantenerlo alineado con el día de 24 horas. Luego envía el mensaje a todo el cuerpo para mantener sus diversos sistemas con el ritmo de 24 horas, lo que incluye el sueño.

Una persona puede tener problemas con el mantenimiento de la hora correcta en el reloj corporal “maestro”; puede suceder que este envíe señales incorrectas o puede tener el tipo de afección del ciclo sueño-vigilia por inconvenientes en los datos que le lleguen, en otras palabras, en los casos que no reciba las señales correctas.

En el caso de afecciones del ciclo sueño-vigilia el reloj corporal “maestro” puede estar funcionando bien, sin embargo, la falta del aporte por parte de aquellas células especiales detectoras de la luz en el ojo, impide resetearlo con respecto al día de 24 horas. El reloj vuelve a su propio tiempo, que naturalmente es mayor de 24 horas y como resultado, la persona queda desalineada con respecto a la hora correcta.

Para las personas que viven con esta afección, su ciclo sueño-vigilia se desplaza constantemente, por lo que se alinea y se desalinea con el día de 24 horas. Esto crea momentos en los que puede estar despierto de noche y siente la necesidad de dormir durante el día. Quienes viven esto, con frecuencia encuentran que es difícil dormirse cuando quieren, son incapaces de descansar toda la noche, tienen dificultad para despertarse cuando deben y pueden hacer la siesta a menudo durante el día. El ritmo del reloj individual de cada uno es diferente, de modo que su variación diaria puede abarcar de unos pocos minutos a una hora o más cada día.

Quienes no tienen síntomas de esta alteración pueden pasar períodos de estar mejor y otros peor, a medida que el reloj corporal “maestro” se alinea o desalinea con las 24 horas del día. En el mundo real, en que la vida interactúa con la biología, puede ser difícil detectar los modelos de mejoría o empeoramiento de los síntomas. Para algunos es posible estar alineado con las 24 horas del día cada varias semanas; para otros, pueden ser 6 meses o aún más tiempo.

No se trata de una perturbación del sueño. Es una alteración seria, crónica del ritmo circadiano que puede impactar con fuerza en la vida. Quienes la sufren pueden describir diferentes dificultades con el sueño y la incidencia de esto en su vida personal y profesional. Generalmente, empiezan a sentir todo esto aproximadamente cuando pierden la percepción de la luz. Esta alteración del ciclo sueño-vigilia no tiene relación con las causas de la ceguera ni con el momento en que se presente esta condición.

Síntomas
  • Dificultades para dormir, permanecer dormido, despertarse por la mañana o estar despierto durante el día
  • Despertarse cansado o sentir que no se ha descansado lo suficiente
  • Necesidad avasalladora de dormir durante el día o dormirse en forma inesperada
  • Dificultades en el desempeño escolar o laboral
  • Problemas de concentración

Tratamiento

Es una buena idea que quien piense que puede tener alteraciones del ciclo vigilia-sueño consulte con su médico acerca de la ayuda para manejar el impacto que tiene en su vida. La consciencia de esto es muy baja entre la gente que la padece y también entre los profesionales del cuidado de la salud.

Para algunos, el mero conocimiento de un diagnóstico exacto puede ser beneficioso. Con frecuencia el médico tendrá que hacer preguntas para entender mejor la historia del sueño de la persona y es posible que le pida que lleve un registro de su sueño. Saber que el problema tienen una base biológica reconocida puede ayudar a analizar los síntomas con la familia, amigos y colegas. 

Fuentes (en inglés)