Skip Navigation LinksSalud Visual > Afecciones oculares > Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La degeneración macular asociada a la edad es una afección que aqueja a las personas mayores e involucra la pérdida de visión en el campo central. El principal factor de riesgo es el envejecimiento. Entre otros, se incluyen además, el uso de tabaco, tendencias genéticas, el grado de pigmentación (el peligro es mayor en el caso de los ojos claros), la hipertensión arterial, los rayos ultravioletas y la consumición de una dieta no balanceada. Es la principal causa de ceguera en los países de ingresos altos. 

Causas

Se produce DMAE cuando se desarrollan lesiones degenerativas en el centro de la retina o mácula. Se piensa que también influye la insuficiencia circulatoria, con reducción del flujo sanguíneo en la zona de la mácula. En las primeras etapas de la enfermedad, se acumula material lípido en depósitos ubicados debajo del epitelio pigmentario retiniano. Se los conoce como drusas y se los puede ver como manchas de color amarillo pálido en la retina. El pigmento del epitelio retiniano puede verse afectado con áreas de hiperpigmentación e hipopigmentación. En las últimas etapas, pude llegar a un completo deterioro. Esta pérdida puede producirse en pequeñas áreas focales o puede estar extendida. En algunos casos, crecen nuevos vasos sanguíneos debajo del epitelio pigmentario retiniano y ocasionalmente, en el espacio subretiniano.

Se pueden producir hemorragias que con frecuencia tienen como consecuencia la creación de más cicatrices en la retina. En las primeras etapas, la enfermedad es en general, asintomática. Posteriormente, puede haber una distorsión considerable del campo visual central hasta llegar a una pérdida total de la vista

Video explicativo de la degeneración macular asociada a la edad

Texto del video:
La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es la causa principal de discapacidad visual y ceguera en los americanos mayores. Afecta la retina, capa del ojo sensible a la luz. Al comienzo, se forman depósitos amarillentos debajo de ella que pueden producir distorsión y la visión se torna gradualmente borrosa. A medida que progresa la enfermedad, se desarrollan  más depósitos más grandes y crecen vasos sanguíneos debajo de la retina que gotean sangre. Esto daña la retina. En casos avanzados de DMAE, la visión periférica puede conservarse pero se pierde la capacidad de ver con claridad directamente al frente.

Tratamiento 

Mundialmente, la degeneración macular asociada a la edad se clasifica como la tercera causa de ceguera después de las cataratas y el glaucoma. Aproximadamente el 5% de la ceguera global se debe a DMAE. Se estima que 196 millones de personas la van a padecer en 2020, cifra que va a ascender a 288 millones en 2040.
En la actualidad, la evidencia disponible señala la importancia de la prevención y el cese del tabaquismo como vías de impedir la incidencia de esta enfermedad. En cuanto a su curación, no hay hoy en día un tratamiento definitivo. Los paliativos, que pueden retrasar el progreso de la afección, incluyen el uso de drogas intravítreas, láser, fototerapia dinámica y a veces, cirugía. El comienzo temprano de la rehabilitación de los pacientes con DMAE incluye apoyo psicológico, movilidad y destrezas cotidianas para continuar llevando una experiencia vital plena sin enfrentar limitaciones, así como adaptar los lugares de vida y trabajo y usar ayudas especiales para leer y usar una computadora.

Fuentes 
OMS (en inglés)