Skip Navigation LinksSalud Visual > Afecciones oculares > Distrofia corneal

Distrofia corneal

La córnea es la parte anterior transparente del ojo. Las distrofias corneales son afecciones genéticas comunes que causan cambios en la córnea sin que haya inflamación, infección ni otras enfermedades.
Afectan la transparencia de la córnea y usualmente involucran a los dos ojos. Aunque con frecuencia pueden empeorar con el tiempo, esto se produce normalmente en forma muy lenta. En muchos casos el desarrollo es tan paulatino que tal vez nunca llegue al punto de dañar la visión.

Causas

La distrofia corneal puede ser frecuente en una familia, pero no siempre es así. En algunos casos no es posible decir por qué a alguien se le desarrolló esta afección.

Tipos de distrofia corneal

La córnea está formada por capas. Cada una de ellas tiene una función diferente a fin de mantenerla sana y transparente. Las distrofias se clasifican con frecuencia según la capa que afectan.
  1. Distrofias epiteliales: El epitelio es la capa delgada exterior de la córnea. Un síntoma común de esta afección es la sensación dolorosa de tener “un cuerpo extraño”, que se puede percibir como tener algo en el ojo. El epitelio se cura rápidamente de modo que quizás no se sientan esos síntomas durante mucho tiempo. Hay tratamientos para aliviar los síntomas y contribuir a la curación.
  2. Distrofias estromales: El estroma es la capa media de la córnea. Las distrofias estromales producen depósitos lo que la hace menos transparente y afecta la visión. Tales cambios pueden afectar a otras capas de la córnea.
  3. Distrofias endoteliales: El endotelio, la capa más profunda de la córnea, consta de una única película de células extremadamente delgada. Es fundamental para mantener transparente la córnea porque actúa como una bomba que controla el movimiento de entrada y salida de fluidos y nutrientes. Sin ella, la córnea puede aumentar de volumen por los fluidos, lo que hace que la visión se vuelva difusa.
La ceguera corneal es una de las principales causas de deficiencia visual después de las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad. El tracoma es responsable de casi 4,9 millones de personas ciegas y fundamentalmente a causa de las cicatrices y vascularización de la córnea. Los traumatismos oculares y las ulceraciones de la córnea son causas importantes de ceguera corneal. En los países en vías de desarrollo, las medicinas oftálmicas tradicionales han estado involucradas también como un factor de gran riesgo en la epidemia actual de ulceraciones de córnea.

El único tratamiento de curación disponible es la cirugía de injerto de córnea. Debido a la carencia de donantes, el acceso a esta cirugía es muy difícil, incluso en los países desarrollados. La OMS recomienda la realización de programas de prevención de la salud pública como el medio más rentable para disminuir la carga mundial de ceguera corneal.

Fuentes (en inglés)