Skip Navigation LinksSalud Visual > Afecciones oculares > Errores de refracción

Errores de refracción

Los errores de refracción incluyen miopía (visión a distancias cortas), hipermetropía (visión a larga distancia) con o sin astigmatismo (el ojo no puede enfocar con claridad porque existe una refracción diferente en dos meridianos oculares).

Para que la visión sea nítida, la luz que entra en el ojo tiene que enfocarse adecuadamente sobre la retina. Primero la enfoca la córnea y luego, el enfoque fino lo hace el cristalino. Esto garantiza que cuando la luz entre en el ojo, esté perfectamente enfocada en el momento de llegar a la retina. Esto significa que vemos todo con precisión.

Causas de miopía

La miopía (vista corta) hace que los objetos distantes se vean borrosos pero se los percibe con nitidez cuando se los ve de cerca. Es una afección muy común de los ojos y la mayoría de la gente la puede manejar fácilmente con lentes de contacto o anteojos, que hacen que la visión sea clara y definida. 

La gente con miopía tiene un ojo que hace que la luz se curve demasiado al entrar. En otras palabras, la luz pasa por el punto focal antes de llegar a la retina. Esto hace que la visión resulte borrosa porque el globo del ojo sea demasiado largo o la córnea (ventana transparente en la parte delantera del ojo) más curvada de lo normal. Cuando uno se acerca a un objeto, cambia el foco de la luz y entonces, la imagen llega bien en foco a la retina. Por lo tanto, se la ve claramente.

Se puede producir miopía a cualquier edad, sin embargo tiende a desarrollarse en la infancia o adolescencia y puede empeorar a medida que pasen los años. Puede suceder que se estabilice en los adultos. Sin embargo, a veces hay episodios durante los cuales continúa aumentando. Esto puede tener lugar a cualquier edad y es más común si la miopía es mayor. En general, cuanto más joven se es en el momento en que empieza a desarrollarse la miopía, más alto es el nivel al que llega. En algunos casos, alcanza un cierto nivel y permanece igual durante años.

La miopía se repite en familias, por lo que se piensa que en parte, es genética. Los niños que tienen un padre con miopía tienen más posibilidades de llegar a serlo ellos también. Esto aumenta si ambos progenitores tienen miopía.

También puede desarrollarse por otras afecciones que se tengan. Si se es diabético se puede experimentar miopía temporaria cuando el nivel de azúcar en sangre no está bien controlado. El uso de anteojos únicamente puede no ser la mejor manera de corregir el cambio de la vista. Un buen control del azúcar en sangre ayuda a estabilizarla.

Algunos tipos de cataratas pueden también provocar el desarrollo de la miopía. Los cambios en etapas tempranas de las cataratas se pueden corregir con anteojos. Cuando el desarrollo de estas continúa, ya puede no ser factible y la cirugía para eliminarlas mejora la vista.

Miopía magna o alta

Se tiende a tener miopía magna (por encima de -6 dioptrías) cuando aumenta la longitud de los ojos. Esto significa que aunque los  ojos en sí sean sanos se corre un riesgo mayor de desarrollar afecciones oculares y cambios asociados con ese crecimiento y la elongación de la retina.

Se puede producir un posterior desprendimiento vítreo, a causa de los cambios naturales en el medio gelatinoso (vítreo) del ojo, cosa que no amenaza normalmente la vista. Esto tiende a aparecer más adelante en la vida, pero puede tener lugar antes si se es miope.

Cuando se tiene miopía alta, hay una posibilidad mayor de que la retina se desprenda, es decir que se produzca un agujero o desgarro de la misma al estirarse. El fluido del ojo puede filtrarse a través de esta brecha y ubicarse detrás de la retina lo que hace que esta se separe de la parte posterior del ojo.

Síntomas de desprendimiento posterior del vítreo
  • Destellos intermitentes
  • Aparición reciente o aumento de puntos opacos (moscas)
  • Efecto de aparición de una cortina desde arriba o a través del campo visual.
Si se notan estos síntomas, o cualquier otro nuevo, es importante que un especialista haga un control inmediato de los ojos.
También se corre el riesgo de desarrollar glaucoma (aumento en la presión ocular) y como consecuencia, cataratas (enturbiamiento del cristalino) cuando se es más joven.

Tratamiento de la miopía

La mayoría de las personas que tienen miopía no presentan complicaciones y lo único que van a necesitar siempre es anteojos o lentes de contacto para que su visión sea más nítida. El óptico puede determinar el tipo que requiere cada uno.

En estudios recientes se confirmó la existencia de una carga grande de errores de refracción no corregidos, aunque las intervenciones necesarias son significativamente rentables y tienen un importante impacto en el desarrollo económico y en la calidad de vida. Se estima que los errores graves de refracción son el origen de unos 5 millones de personas ciegas. Según los datos más recientes de que dispone la OMS, se calcula que en el mundo hay 124 millones de personas con baja visión. Alrededor de la cuarta parte de ellos se beneficiaría con servicios especializados. 

Fuentes 
RNIB (en inglés)
OMS (en inglés)