Skip Navigation LinksSalud Visual > Afecciones oculares > Retinopatía diabética

Retinopatía diabética

Surge la diabetes cuando el cuerpo no puede producir o usar adecuadamente una hormona llamada insulina, que es el resultado de altos niveles del azúcar de la sangre (glucosa) en el cuerpo y puede dañar órganos, vasos sanguíneos y nervios. Las personas con diabetes corren un alto riesgo de tener problemas visuales, generalmente por una afección llamada retinopatía diabética.

retinopatia diabetica

Texto del video:
La enfermedad ocular diabética es un grupo de problemas oftálmicos que se pueden producir como resultado de la diabetes. Sin diagnóstico y tratamiento, esto  puede causar una pérdida visual grave o incluso ceguera. La retinopatía diabética es la enfermedad más común y es una de las principales causas de ceguera en las personas con diabetes. Se produce por cambios en los vasos sanguíneos de la retina. La retina es el tejido sensible a la luz de la parte posterior del ojo. Para tener buena visión es necesario tener una retina sana. En algunos casos de personas con retinopatía diabética, los vasos sanguíneos de la retina pueden inflamarse y filtrar fluidos o sangre. En otros, crecen nuevos vasos sanguíneos anormales sobre la superficie de la retina. Al comienzo, la retinopatía diabética tal vez no cause ningún daño a la visión. Pero, con el paso del tiempo, puede empeorar. Primero, es posible que la persona vea manchas que flotan o puede advertir que su visión se torna borrosa. Finalmente, la retinopatía diabética puede causar pérdida visual e incluso ceguera.


Causas

La retinopatía diabética daña los vasos sanguíneos del interior de la retina, en la parte posterior del ojo. Comúnmente afecta a ambos ojos y puede producir pérdida visual si no se la trata. Los azúcares en sangre mal controlados, la alta presión y un alto colesterol pueden incrementar el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Todas las personas con diabetes corren el riesgo de padecer retinopatía diabética. Aproximadamente 1 de cada 3 casos de diabetes tiene algún grado de retinopatía y 1 en 10 llega a tener una forma  amenazadora de la enfermedad. Es la causa principal de pérdida visual en adultos en edad de trabajo (20 – 65 años).

Tratamiento

Las personas con retinopatía diabética cuya vista está en riesgo pueden ser tratadas. Lo más común es el láser para impedir la deficiencia visual y la ceguera. Sin embargo, no hay ningún tratamiento que pueda restaurar la vista que ya se haya perdido. Como en principio es asintomática, mucha gente con diabetes no es consciente de la afección, que si no se atiende, puede perjudicar su vista y llegar a la pérdida total de la vista. La vasta mayoría de pacientes que desarrollan retinopatía diabética no tienen síntomas hasta etapas muy tardías, momento en el cual puede ser demasiado tarde para aplicar un tratamiento efectivo. Por lo tanto, la detección y la intervención tempranas son críticas.

Hay buena evidencia de que hacer cambios adecuados en el estilo de vida puede contener e incluso revertir la forma más común de la diabetes (Diabetes Tipo 2). Las modificaciones relevantes implican una notable disminución de carbohidratos en la dieta, aumento de ejercicio, más control de la presión sanguínea, el azúcar en sangre y el colesterol. Este es el principal enfoque de cuidados primarios de salud que puede incidir en bajar la prevalencia de la diabetes.

En los países de ingresos medios y bajos se da aproximadamente el 75% de la carga global de diabetes, sin embargo muchos están mal equipados para identificar adecuadamente, tratar y manejar las complejas y variadas consecuencias de esta enfermedad. En la actualidad, el Sudeste de Asia y el Pacífico Occidental tienen más de la mitad de los adultos con diabetes de todo el mundo. China, Indonesia y Bangladesh solas tienen el 45 % de la carga global. Sin embargo, la prevalencia más alta de diabetes se encuentra en el Mediterráneo Oriental, donde cerca del 14% de la población está afectada.

Los esfuerzos por reducir la prevalencia de la diabetes o de manejar más eficientemente sus consecuencias en la salud están debilitadas  además por el hecho de que aproximadamente el 50% de las personas con diabetes no están diagnosticadas en la actualidad. Esto es aún más marcado en África, donde dos tercios de quienes padecen diabetes no cuentan con diagnóstico y se anticipa el mayor aumento de la enfermedad (103%) para 2040.

Fuente
IAPB