Skip Navigation LinksInicio > Salud Visual > Consejos para proteger la vista

Consejos para proteger la vista

1. Anteojos de sol / filtro UV

Hay que utilizar anteojos de sol para proteger los ojos del deslumbramiento y de los rayos ultravioletas del sol. La exposición a tales rayos puede causar una afección temporal, dolorosa, llamada fotoqueratitis, que es literalmente una quemadura de sol en la superficie del globo del ojo. La prolongada exposición a los rayos UV puede incrementar el riesgo de desarrollar afecciones graves tales como cataratas y degeneración macular asociada a la edad.

Los anteojos de sol también protegen del deslumbramiento que casi siempre está presente durante las horas del día, aunque el sol no esté brillando. Los reflejos brillantes producidos en superficies lustrosas, como vehículos o edificios, pueden someter al ojo a un exceso de luz. Esto produce irritación e incomodidad mientras las pupilas se achican, los párpados se entrecierran y los músculos que rodean los ojos se contraen cuando se los entorna para ver bien. Además de causar dolor, el deslumbramiento puede ser una distracción peligrosa cuando se maneja o se practica un deporte.

La mejor forma de protegerse de este daño es usar un filtro UV que impida que la mayor parte de los rayos perjudiciales del sol entren en los ojos. La mayoría de los anteojos que se recetan ahora tienen incorporado un filtro UV y puede valer la pena que se pregunte al optometrista para estar seguros de que es así. Muchas marcas de lentes de contacto también vienen con tal protección. 

Los anteojos de sol son una manera excelente de proteger los ojos de los dañinos rayos UVA y UVB de la luz del sol. Hay muchos tonos disponibles y su claridad u oscuridad y el color que tengan son en gran medida un tema de elección personal. Los anteojos de sol buenos tienen que brindar una protección del 99 al 100% de los rayos UVA y UVB. Si no se está seguro, hay que pedir orientación al profesional de cuidados oftálmicos.

 hombre con anteojos de sol proteger sus ojos
Hombre con anteojos de sol para proteger sus ojos.
Fuente (en inglés): RNIB 

2. Exámenes oftálmicos regulares

Todos deberían hacer que le examinen los ojos por lo menos una vez cada dos años, incluso si no hubiera cambios en la visión, porque con frecuencia pueden captar los primeros signos de una afección ocular antes de que uno mismo note nada. Esto puede hacer que se logre un tratamiento vital en el momento preciso, lo que puede salvar la vista.

Entre tanto, en el mundo hay 12 millones de niños con discapacidad visual debido a un error de refracción no corregido. Los padres deberían asegurarse del control de la vista de sus hijos de modo que se detecten los problemas, se traten y curen.

La OMS recomienda que la salud visual se integre en el currículo escolar porque esto puede contribuir al desarrollo de un entorno saludable, promover buenos hábitos visuales y facilitar la detección temprana de problemas oftálmicos. Además, los maestros formados son un recurso válido para la identificación de los déficits visuales en los escolares.

Fuente (en inglés):

estudio de la vista
Estudio de la vista – Fuente (en inglés): RNIB 

3. Dejar de fumar

Fumar daña los tejidos del ojo. Puede duplicar el riesgo de que se produzca degeneración macular asociada a la edad. Está vinculado también al desarrollo de cataratas, puede empeorar los problemas visuales relacionados con la diabetes e incrementa los radicales libres, que aceleran el envejecimiento y alteran la habilidad corporal de absorber o extraer las vitaminas y minerales necesarios de los alimentos.

4. Beber en forma moderada

La consumición de  bebidas alcohólicas en cantidad es un conocido factor de riesgo. Si es moderada, disminuye el peligro de tener cataratas.

5. Comer en forma sana y cuidar el peso

Seguir una dieta baja en grasas saturadas pero rica en vegetales de hojas verdes, tales como espinaca y brócoli, puede ayudar a enlentecer el progreso de las cataratas y de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Naranjas, kiwis, nueces, semillas y peces grasos también ayudan a prevenir y retrasar algunas afecciones oculares. Tomar suplementos no es un sustituto de una dieta sana. Es importante mantener un peso correcto. La obesidad incrementa el riesgo de diabetes, que puede causar pérdida visual.

6. Considerar los suplementos vitamínicos

Conviene que quienes tengan diagnóstico de DMAE seca, hablen con su médico sobre el uso de fórmulas especiales de altas dosis de suplementos vitamínicos, que han resultado efectivos para disminuir el riesgo de padecer una forma avanzada de la enfermedad.

7. Manejar la diabetes (si se tiene esta afección)

En casos de diabetes, es particularmente crucial controlar la presión arterial y los niveles de azúcar y lípidos (grasas). Eso disminuye en forma significativa el riesgo de una retinopatía diabética.

8. La seguridad antes que nada 

La mayoría de las lesiones oculares, en el trabajo o en la casa, se pueden impedir siguiendo las instrucciones de seguridad y usando medidas de protección adecuadas. La protección de los ojos incluye anteojos protectores recetados o sin receta, antiparras, escudos para el rostro, cascos para soldar y respiradores que cubren toda la cara.

Es importante leer y seguir las instrucciones cuando se usan materiales químicos. Algunas de ellas son: alejar de los ojos los sprays de boquilla, usar protección para la grasa en sartenes, apartar la cara cuando se destapa un refresco o botellas del tipo del champán, recoger rocas y piedras antes de cortar el césped y podar las ramas bajas de los árboles del jardín.

Igualmente, la seguridad es de vital importancia con los niños. Hay que enseñarles a manejar con seguridad cuchillos, tijeras y lápices. También mantener los productos químicos penetrantes y los pegamentos fuera del alcance de los pequeños, evitar la compra de juguetes con puntas agudas o filo, flechas, balas y misiles. No hay que olvidar descartar o reparar los juguetes viejos o dañados. Las piezas sueltas y rotas son peligrosas. 

Asegurarse de que los niños se laven las manos después de jugar con gel baboso o plásticos pegajosos. Los residuos químicos pueden llegar fácilmente a los ojos de las criaturas y causar irritación. Hay que leer junto con ellos las advertencias y mensajes de seguridad en el embalaje de los juguetes antes de usarlos. Enseñar al niño a jugar sin riesgos puede ayudar a prevenir innecesarias lesiones oculares.

9. Primeros auxilios en caso de lesiones oculares
  • Un tratamiento correcto después de una lesión ocular puede impedir la pérdida de la vista. Debe procurarse ayuda médica lo antes posible. ¡Hay que llamar al oftalmólogo, al optometrista, al médico de familia o ir a la emergencia de un hospital próximo inmediatamente!
  • Motas en el ojo: No se lo debe frotar nunca. Primero hay que llevar el párpado superior hacia abajo, sobre el inferior, para que las pestañas puedan barrer el cuerpo extraño de la parte interior del otro. Parpadear unas cuantas veces para permitir que el ojo elimine la partícula. Si aún persiste, cerrar el ojo y buscar ayuda médica.
  • Golpes en el ojo: Se debe aplicar una compresa helada durante unos 15 minutos para reducir el dolor e impedir que se hinche. Un ojo negro o la visión nublada puede ser señal de daño interno. Hay que ver un médico en forma inmediata.
  • Cortes en el ojo y párpado: Vendar el ojo suavemente y procurar ayuda médica sin demora. No hay que intentar lavar el ojo o quitar el objeto. Tampoco se tiene que presionar y hay que cuidar de no frotar el ojo.
  • Quemaduras químicas: Echar abundante agua en el ojo de forma inmediata, mientras con los dedos se trata de mantener el ojo lo más abierto posible. Se debe poner el ojo debajo del grifo o echarle agua de un recipiente limpio en forma suave y permanente  por lo menos durante 15 minutos. Girar el ojo todo lo posible. No usar una copa para ojos y no vendarlo. Después de aplicar estas medidas, procurar ayuda médica.
10. Uso de la Grilla de Amsler

Es probable que el uso de una Grilla de Amsler ayude a advertir una DMAE húmeda en las primeras etapas, cuando es mucho más fácil tratarla. Esta afección causa un significativa pérdida visual, en forma usual muy rápida. La Grilla de Amsler es un test que se puede aplicar fácilmente en la casa, y es muy recomendado si se tiene más de 50 años y/o hay antecedentes de DMAE en la familia. 

Fuentes (en inglés)